Tromso

buscando la aurora boreal sin gastar una fortuna  


Mi esposa y yo siempre hemos soñado con poder ver en vivo uno de los espectáculos más extraordinarios que la naturaleza pueda ofrecer. Sin embargo, durante años hemos pospuesto por temor a que esta aventura presentara demasiadas dificultades, dificultades que efectivamente existen, pero, como pasa a menudo, al final resultan menos complicadas de lo esperado. Además, les puedo asegurar que aquellos que tendrán la suerte de disfrutar de la aurora boreal olvidarán instantáneamente todos los esfuerzos realizados y siempre recordarán una experiencia única que muchas veces logra conmover hasta los ánimos más duros. En resumen, vale la pena ir de caza y armarse de mucha paciencia, ya que el cielo nocturno puede iluminarse inesperadamente en unos momentos.

Aunque la aurora boreal se pueda observar también en otros países, el norte de Noruega es sin duda el mejor lugar con referencia a frecuencia e intensidad del fenómeno.

Describir con palabras lo que pasa cuando las «luces del norte» inundan la oscuridad de la noche no es nada fácil. Es como si una entidad superior de repente comenzara a pintar la tela oscura del cielo con pinceladas de luz, al principio suaves y armoniosas, que lentamente se inclinan sobre sí mismas y luego se expanden suavemente. De repente todo cambia, las pinceladas se vuelven frecuentes y vigorosas, las cerdas sobrecargadas de color golpean violentamente la tela dejando de seguir un camino lánguido dictado por el azar, pero descendiendo rápidas e intensas perpendiculares sobre nuestras cabezas, y a nuestro alrededor solo luz, una corona verde que lo abarca todo, llenando la mirada y los sentidos. Comienza entonces el juego de colores, y junto al verde vivo que es el rey absoluto, aparecen el blanco, el rosa y el morado que lo abrazan con ternura. El viento sopla fuerte, golpea la tela que oscila en el vacío.
Este ser superior finalmente mira la tela, la observa durante mucho tiempo, pero hay demasiada belleza, demasiada perfección creada, así que agarra un vaso lleno de agua y lo arroja sobre ese maravilloso fuego que ha invadido el cielo. El color se disuelve, la luz se desvanece y todo vuelve a la oscuridad.



ÍNDICE DE LA GUÍA

CUANDO IR Y COMO ORGANIZARSE
DONDE VER EXACTAMENTE LA AURORA BOREAL
TEMPERATURAS
PRECIOS
COME FOTOGRAFIAR LA AURORA BOREAL
COMO VESTIRSE
QUE ES Y CÓMO SE CLASIFICA LA AURORA BOREAL
QUE VER
CONSEJOS Y CURIOSIDADES
CONCLUSIÓN



CUANDO IR Y COMO ORGANIZARSE

El mayor dilema a resolver es precisamente este. Por supuesto, no existen fechas precisas que garanticen al viajero la certeza de que se manifestará la aurora boreal, sin embargo, con cierto cuidado, es posible maximizar sus posibilidades de éxito.

– El fenómeno es visible solo durante el invierno en un período que va aproximadamente de octubre a marzo, cuando las noches son frías, el cielo suele aparecer más despejado y las horas de luz se reducen drásticamente llegando al pico en diciembre con solo 2 horas de luz por día. Obviamente, en verano ocurre exactamente lo contrario y se puede admirar el así llamado «sol de medianoche».
¿Qué mes es el más adecuado? Difícil de decir, parece que el período con mayor número de avistamientos y con mayor intensidad del fenómeno va desde finales de enero hasta mediados de marzo, pero obviamente estas son solo estadísticas.

– El horario en el que hay que estar afuera al frio con la nariz para arriba es de 18.00 a 01.00 horas. Sin embargo, por mi experiencia personal y la de otros viajeros que conocí, rara vez tiene sentido salir antes de las 21.00.




– Los principales enemigos de la aurora boreal son la luna llena y sobre todo el cielo nublado con relativa lluvia o nieve.
El primer caso es menos grave ya que no impide totalmente su visión, pero la hace menos visible debido a la demasiada luz en el cielo. El problema se resuelve fácilmente ya que pueden conocer las fases lunares con anticipación evitando así organizar su viaje durante las menos favorables.
El segundo caso, en cambio, es más complicado de resolver ya que las nubes o el mal tiempo impiden por completo la visión de la aurora boreal y aunque puedan consultar la previsión meteorológica, se sabe que la posibilidad de error siempre es alta, sobre todo si compran los billetes de avión con mucha antelación. En cualquier caso, no desesperen, ya que Tromsø se encuentra en un territorio formado por un conjunto de islotes y fiordos, y yendo para el interior, enseguida se darán cuenta de que el cielo tiende a estar más limpio y obviamente la contaminación lumínica es menor ya que los centros habitados son pocos y escasos. Por tanto, tendrán que estar preparados para moverse en busca de cielos despejados.

– Muchas personas, incluyéndome a mí, cometen el error de creer que la aurora boreal sea como una nube estática, o está o no está, o se puede ver o no. Nada más equivocado. La aurora se mueve muy rápido, fluye sobre las cabezas, aparece, se esconde, pierde intensidad y luego de repente se enciende, iluminando toda la bóveda estrellada, o sea, parece una criatura activa y vital. Por lo tanto, la mejor forma de ir a caza de la aurora boreal es disponer de un coche de alquiler que les permita desplazarse en total autonomía donde mejor les parezca conveniente. Es cierto que hay lugares precisos donde es más probable avistar este fenómeno, lugares de los que hablaremos en detalle más adelante, pero de todas formas se encuentran fuera de la ciudad y son extremamente difíciles de alcanzar con transporte público. La alternativa es confiar en excursiones organizadas con precios locos que, sin embargo, no garantizan la certeza de ver la aurora y que los llevan a los mismos lugares a los que pueden llegar fácilmente por su cuenta.
Yo también había cometido este error, pensando que bastara con quedarme en las afueras del centro donde las luces de la ciudad son menos visibles, para poder admirar la aurora boreal sin tener que moverme o hacer excursiones. Afortunadamente, sin embargo, el destino quiso que mi esposa y yo conociéramos a una pareja francesa muy amable, Gwladys y Aurélien, que durante diez días habían estado buscando la aurora boreal con su automóvil alquilada y que inmediatamente nos invitaron la primera noche a unirnos a ellos para revelarnos todos los secretos del caso y ahorrándonos mucho tiempo. Al día siguiente también corrimos a alquilar un vehículo y la elección fue sin duda la mejor que pudiéramos hacer tanto desde el punto de vista económico como organizativo, elección que recomiendo absolutamente a todo el mundo.


Sé lo que están pensando, «las carreteras están cubiertas de nieve y hielo, no me fío de conducir en esas condiciones». Este también era mi miedo, pero todos los coches de Tromsø están equipados con neumáticos térmicos especiales que les permitirán ni siquiera notar la presencia de nieve incluso a altas velocidades. Personalmente, nunca he perdido el control del vehículo, ni un instante, y si realmente quieren ser exigentes, tengan cuidado en las rotondas, donde en cualquier caso no tendrán ningún problema moderando adecuadamente la velocidad.
Finalmente, otro detalle a tener en cuenta es que los coches fuera del centro son muy pocos, el tráfico totalmente inexistente, y poder utilizar un vehículo les permitirá durante el día explorar los fiordos y pueblos de los alrededores en total autonomía, recorriendo las rutas costeras que sin duda representan la parte más interesante de Laponia.

– Existen varias app que, un poco como pasa con las previsiones meteorológicas, dan informaciones más o menos precisas sobre los horarios y lugares donde se verá la aurora boreal. Después de haber probado algunas, la más confiable entre las gratuitas fue definitivamente «Norway lights«, que, por lo tanto, le recomiendo bajar.



DONDE VER EXACTAMENTE LA AURORA BOREAL

Olvídense por completo de quedarse en el centro de Tromsø. Como mencionado anteriormente, para aumentar sus posibilidades, tendrán que mudarse a un área con menor contaminación lumínica.

Aunque he explorado a fondo diferentes áreas, los mejores puntos de observación siempre han sido los mismos dos.

El primero, y el más importante por lo que ha podido ofrecer, es el menos distante y se puede llegar en unos 15-20 minutos. Desde Tromsø diríjanse hacia el oeste, crucen el puente gigante sobre la ciudad y giren a la izquierda por la calle Eidvegen hacia Eidkjosen. Una vez en este pueblo, giren a la derecha en calle Fjordvegen y continúe recto pasando otra pequeña ciudad llamada Kaldfjord que dejarán a su derecha. Pronto, siempre a la derecha, aparecerá una gran extensión de agua, están en la dirección correcta. Continúen recto hasta que la carretera comience a girar a la izquierda alejándose del agua. En este punto, después de unos momentos, se encontrarán en un cruce. Justo enfrente de este cruce hay un gran estacionamiento en medio de la nada (69°41’47.79’’N, 18°37’58.96’’E) donde estacionarán su automóvil. Bajen y frente a ustedes encontraran una extensión entre las montañas. Si el cielo está despejado, esperen con confianza, aunque todo aparezca oscuro y parezca que no haya nada, en unos momentos el cielo puede explotar sobre sus cabezas dando vida a escenarios inolvidables.
Mas tarde nos enteramos de que este lugar también se utiliza para la creación de postales e imágenes promocionales, dada la fuerte intensidad con la que suele manifestarse aquí la aurora boreal. Por supuesto, también verán ocasionalmente las minivans de las diversas excursiones organizadas que traen turistas aquí.



Para llegar al segundo punto de observación, en lugar de entrar en el estacionamiento del que acabamos de hablar, giren a la derecha en la bifurcación, continuando así siempre por calle Fjordvegen, manteniendo nuevamente la extensión de agua a su derecha. Desde aquí no se pueden equivocar, solo hay una ruta y solo una dirección. Pasarán al menos 10 minutos antes de que la carretera gire a la izquierda. Continúen por poco más de 5 minutos, pasen un lago a su derecha y después aparecerán desde arriba hacia el fiordo panorámico Grotfjord. Bajando se darán cuenta que a la derecha hay una costa iluminada y algunas casas. Justo antes de bajar hacia esta ciudad, en el punto exacto de confluencia entre de calle Fjordvegen y calle Grøtfjordvegen, hay una plaza (69 ° 46’28.46»N, 18 ° 31’36.85»E) donde se puede aparcar y desde donde si tienen suerte, podrán ver la aurora boreal justo frente a ustedes. No les recomiendo que sigan adelante, ya que el camino se vuelve angosto y abundantemente cubierto de nieve.




TEMPERATURAS

Evidentemente varían según el mes, pero les puedo asegurar que no son tan terribles como se cree. De hecho, la corriente del golfo hace que las temperaturas sean mucho menos rígidas que en otras zonas limítrofes. Durante mi estancia a finales de enero osciló entre los – 4° y los – 16°. Al absurdo, sin embargo, por la noche, si hay un poco de viento, incluso si hay – 6° / – 8°, se siente mucho más frío que durante el día a – 16 ° sin la presencia del viento.



PRECIOS

El mayor obstáculo después de la incertidumbre de no poder ver la aurora boreal es sin duda el importante gasto económico. Incluso en este caso, sin embargo, es posible implementar algunas opciones que le permitirán no gastar una fortuna innecesariamente.

– Elegir con cuidado dónde alojarse es fundamental. En un país donde un simple sándwich cuesta 16 € y una pizza con muzarela 23 €, entienden que realmente puede marcar la diferencia. Por eso, es mejor renunciar a las comodidades de los hoteles clásicos y reservar un apartamento o habitación a través de Airbnb que les permita usar una cocina para preparar su propia comida, salvaguardando así en gran medida su presupuesto. Los supermercados, aunque no puedan definirse «baratos», ni siquiera tienen precios locos, por lo que es imprescindible ir de compras, incluyendo también alguna comida para llevar para las excursiones diurnas entre los fiordos y pueblos remotos.

– Como mencionado anteriormente, alquilar un coche no solo aumentará sus posibilidades de ver la aurora boreal, sino que también les permitirá ahorrar mucho, ya que tanto los medios de transporte como las excursiones turísticas de las cuales deberían utilizar, tienen precios desafiantes por decir lo menos. Cualquier tipo de recorrido, ya sea salir de noche a caza de la aurora, dar de comer a los renos o subirse a un trineo tirado por perros, cuesta entre 150 y 200 € por persona. Conocimos a una pareja que se había gastado 400 € para ser llevados en minivan a buscar la aurora boreal y, lamentablemente, ni siquiera habían podido ver nada. Si me pasara a mí, decir que me enojaría sería quedarse corto.
Por el alquiler de un coche pagamos 65 € diarios a través del sitio web de Ryanair en el cual se puede utilizar el servicio independientemente de si han comprado un vuelo con ellos o no. Las tarifas en los portales de otras empresas como Hertz y Avis son mucho más elevadas. No se requiere carnet de conducir internacional, el clásico europeo está bien.
Las diversas empresas de alquiler de coches están ubicadas dentro del pequeño aeropuerto a las afueras del centro de la ciudad, nada podría ser más simple.

– El centro de Tromsø está a unos 5 km del aeropuerto y está perfectamente comunicado con buena frecuencia por Flybussen, autobuses que llevan a los turistas a los principales hoteles del centro a un precio de 7 € por persona solo ida. Un taxi les costaría más de 20 € a pesar de la corta distancia.
Sin embargo, saliendo del nivel subterráneo del aeropuerto, pueden utilizar el autobús número 40 o el número 42 que prácticamente cubre el mismo recorrido que el Flybussen, pero cuesta 3 € por persona. Los billetes se pueden adquirir en el único estanco dentro del aeropuerto, o a través de la práctica aplicación «TFT Mobillett«, o finalmente directamente a bordo, sin embargo, pagando un suplemento de 2 € por persona.

No cambien euros en moneda local (1 € = 10 coronas noruegas) ni retiren coronas en un cajero automático. Las tarjetas de crédito se aceptan en todas partes y se usan a menudo, tanto que el efectivo es totalmente inútil. Al hacer esto, ahorrarán en comisiones y no tendrán problemas con el dinero sobrante en moneda extranjera.



COME FOTOGRAFIAR LA AURORA BOREAL

No es una tarea fácil ni siquiera para los más expertos la de poder llevarse a casa unas fotos dignas de la maravilla que espero tengan la suerte de poder admirar. Fotografiar sujetos y paisajes nocturnos siempre crea algunos problemas. Sin embargo, si comienzan bien equipados y con los conocimientos adecuados sobre el tema, verán que no será tan difícil.




– Obviamente, los teléfonos celulares o cámaras comunes no son realmente adecuados para la situación y, a menos que dispongan de algún truco tecnológico de nueva generación, necesitarán una cámara réflex. La marca no es importante, Nikon y Canon son, con razón, las más famosas. ¿Cuál de estas dos es la mejor? Dejo el veredicto a los expertos del sector, en mi opinión son equivalentes, lo que cambia es la calidad que un modelo te puede garantizar sobre otro. En cualquier caso, cualquier cámara réflex configurada con los parámetros correctos debería garantizarle excelentes resultados incluso en visión nocturna.
También es posible fotografiar la aurora boreal con Go pro, siempre que tengan un modelo que le permita seleccionar «visión nocturna acelerada». En mi opinión, sin embargo, el resultado no es sorprendente ya que las imágenes aparecen ligeramente distorsionadas por el impresionante gran angular.

– Aunque pueda ser una molestia, es fundamental llevar un trípode. Sin esta herramienta, lo único que podrán fotografiar será una mancha verdosa y desenfocada en el fondo.


Habiendo establecido los dos objetos fundamentales para llevar en su maleta, veamos ahora en detalle cómo configurar nuestra cámara réflex.

– Seleccionar la modalidad manual y poner en off el enfoque automático presente en la lente.

Apertura focal siempre y en todo caso lo más baja posible: 2,8 / 3,5

– Ajuste el enfoque del objetivo al infinito: casi todas las cámaras réflex tienen en la circunferencia más exterior del objetivo un signo con el símbolo ꚙ .

Una vez completadas estas sencillas operaciones, los siguientes parámetros lamentablemente ya no son universales, sino que dependen de la cantidad de luz presente en el lugar donde están tomando la foto y de la intensidad de la aurora boreal que tendrán frente a ustedes.


Si la Luna está presente (como me pasó a mí) y en consecuencia hay mucha luz, la solución óptima es la siguiente:

Tiempo de obturación: 6 segundos (dependiendo de la intensidad de la Luna, incluso puedes bajar a 3 segundos; por lo que fue mi experiencia donde había mucha luz, 6 segundos garantizaban el mejor resultado)

ISO: 800




Si la Luna u otras fuentes de luz no están presentes, entonces la distinción de los expertos está dirigida a la intensidad de la aurora boreal y al efecto que desea lograr.

Aurora boreal débil
Velocidades de obturación largas: 15-20 segundos
ISO bajos: 800-1000
obteniendo así una aurora a pincelada

Aurora boreal fuerte
Tiempos de obturación cortos: 6-8 segundos
ISO altos: 2500-3200
obteniendo así una aurora más nítida en rayos

Personalmente también probé con estas variaciones, pero en el momento en el cual se aumentan demasiado los ISO o los tiempos de obturación el cielo se vuelve excesivamente claro haciendo que la imagen sea poco realista y perdiendo el contraste entre la oscuridad de la noche y la intensa luz verde de la aurora boreal.

De todos modos, experimentar, intentarlo una y otra vez es muy importante ya que los escenarios nunca son los mismos y las variables son muchísimas.
Prepárense a tiempo y estudien bien su cámara réflex, no esperen de estar afuera en el frío y en la oscuridad para entender cómo seleccionar los distintos parámetros, por varias razones. La primera y más obvia es que corren el riesgo de perderse la aurora boreal porque están ocupados averiguando cómo fotografiarla. La segunda, y aún más importante, es que tendrán que revelar al menos los dedos de una mano para trabajar en la configuración de la cámara y, considerando las temperaturas, les puedo asegurar que después de unos minutos comenzarán no solo a sentir frío, sino dolor real. Así que practiquen un poco antes de partir y lleguen con una idea clara de qué botones deben presionar para realizar los cambios que desean.

Sin embargo, si yo fuera ustedes, comenzaría con mí cámara configurada en 6 segundos para velocidades de obturación, 800 ISO y el valor de apertura focal más bajo 2,8 o 3,5 y luego haría las pruebas apropiadas.

Luego hay un pequeño juego que Gwladys, la chica francesa, me enseñó para poder fotografiar sujetos con una cara clara y nítida con la aurora boreal detrás de ellos.
Deje el ISO en 800, pero aumente el obturador a al menos 10 segundos, prepárese con una linterna (incluso la del teléfono móvil está bien), y después de presionar el botón del obturador de la réflex, comience a contar, hasta la mitad (así que en este caso después de 5 segundos) iluminen los rostros de los sujetos por un momento, esperen los 5 segundos restantes y verán que la foto saldrá mágicamente enfocada y bien iluminada. Suena tonto, pero, si hecho bien, realmente funciona.



COMO VESTIRSE

No es necesario prepararse para una expedición al Ártico, aunque ciertamente hace suficiente frío como para imponer la ropa adecuada. ¿Qué traer entonces?

una chaqueta de montaña o una chaqueta que pueda mantener la temperatura hasta los -20°/-25°

botas de nieve, la única solución si no quieren caer constantemente como le pasa a mucha gente por las calles del centro

pantalones de trekking de invierno, o sea, los con forro polar en el interior

– un forro polar, cómodo, cálido y ligero tanto en los movimientos como en la maleta

guantes térmicos, quizás incluso con la posibilidad de destapar las puntas de los dedos para quienes deseen tomar fotografías

– una funda para el cuello, del tipo que también se usa para esquiar o para hacer senderismo en invierno, puede ser una alternativa más cómoda a las bufandas de lana voluminosas y poco prácticas

mallas y camisetas térmicas, aunque yo personalmente no las necesité, para quienes sufren mucho el frío, pueden ser una excelente solución

medias de lana

linterna, brújula, silbato y thermos, aunque estos objetos tengan poco que ver con la ropa, seguramente serán útiles durante sus incursiones nocturnas tanto en términos de seguridad como en cuanto a la posibilidad de calentarse un poco



QUE ES Y CÓMO SE CLASIFICA LA AURORA BOREAL

Siempre me he preguntado qué pensarían las poblaciones primitivas ante un fenómeno tan fascinante como perturbador si no se les conocen las motivaciones astrofísicas. Sin duda, algunos se habrán asustado, otros habrán creído estar en frente a la manifestación de un dios. La aurora boreal en realidad tiene una explicación científica muy simple. Se trata de partículas de origen solar, en particular protones y electrones que, al entrar en contacto con la ionosfera terrestre, excitan los átomos que responden emitiendo luz. Por supuesto, dicho así, pierde algo de su encanto, pero si piensan al viaje que hacen estas partículas y en lo pequeños e insignificantes que somos en realidad frente a las fuerzas que mueven los planetas y el universo, sin embargo, hay que quedarse sin palabras.



También existe un índice Kp que clasifica el fenómeno a través de una escala de valores que va del 1 al 9 en función de la intensidad. Una aurora boreal de 1-2 Kp no es visible a simple vista, pero absurdamente es posible capturarla a través del lente de su cámara.
Durante la primera noche de búsqueda de la aurora, mi esposa y yo probablemente observamos una que variaba de 3 a 5, claramente visible, pero simplemente similar a una nube verde. Las siguientes noches, sin embargo, el cielo explotó sobre nuestras cabezas con tal brillo y con tonos púrpuras y rosas que sin duda me hace pensar haber tenido la suerte de presenciar un 9 completo.



QUE VER

Si bien la aurora boreal suele ser el motivo fundamental de un viaje a la Laponia noruega, en realidad hay otras actividades y puntos de interés que merecen su atención. Por otro lado, ¿qué hacer de otra manera durante las horas del día mientras se espera la aurora boreal?

El territorio es un sorprendente conjunto de islotes y fiordos esparcidos casi al azar sobre las plácidas aguas que bañan las costas, todos rodeado de picos perennemente nevados incluso durante la temporada de verano.



Aunque la ciudad de Tromsø sea muy agradable, no puedo decir que me emocionó. Un par de horas son suficientes para visitar el centro que, aunque a escala humana, no tiene mucho que ofrecer, sobre todo en la temporada de invierno. Sin embargo, hay algunos lugares que vale la pena visitar:

Polaria, (entrada 13 €) museo acuario muy interesante de design original que describe bien los problemas y características de los territorios del norte de Noruega. Los dos espléndidos videos que se proyectan en su interior son pura poesía y están dedicadas a las islas Svalbard y la aurora boreal. También es agradable la «caminata ártica» que les permitirá observar diferentes especies de animales, incluyendo 3 lindas focas. Personalmente, sin embargo, debo confesar que no me gusta ver animales en cautiverio, a menos que se trate de centros de recuperación que intentan ayudar a las diversas especies sin usarlas como fenómenos, encerrándolos en jaulas o vitrinas.



– El Fjellheisen (entrada 14 €), teleférico que conduce a la cima del monte Storsteinen desde donde se puede disfrutar de la vista sobre toda la ciudad.

– La Storgata, una calle vital en el centro caracterizada por la presencia de tiendas, restaurantes y discotecas. Desde aquí, entonces, diríjanse hacia la extensión de agua adyacente para disfrutar del paisaje entre muelles y embarcaciones de todo tipo. También vale la pena ver la extravagante biblioteca ubicada en la paralela Grønnegata.

– El Mack, una cervecería histórica que además de producir 18 tipos diferentes de cerveza organiza visitas guiadas para los amantes del género, de lunes a jueves a las 13.00 horas (entrada 16 € incluyendo una jarra y una cerveza).

– El Botanisk Hage, (entrada gratuita) agradable jardín botánico sin duda más interesante durante la temporada de verano que en la de invierno.


También hay varias agencias que ofrecen todo tipo de excursiones organizadas posibles, desde la navegación entre los fiordos hasta los trineos tirados por perros, desde el avistamiento de ballenas hasta la caza nocturna de la aurora boreal, desde la visita a los pueblos Sami hasta el trineo tirado por renos. Como ya se mencionó anteriormente, los precios son realmente altos, oscilando entre los 150 y los 200 € por persona, por lo que, aunque sean experiencias muy estimulantes, lamentablemente no puedo decir que estén al alcance de todos. Si tienen la oportunidad y no quieren renunciar a una o más de estas excursiones, infórmense bien tanto de la calidad de las diferentes agencias (quizás hablando con las personas que acaban de estar), como de la posibilidad de hacer lo que quieren con respecto al período en el que van. Me explico mejor, si sueñan con ver ballenas y planean un viaje en febrero, será muy difícil poder avistarlas, ya que las ballenas están presentes desde noviembre hasta finales de enero. Las agencias no siempre informan correctamente los turistas, impulsados ​​principalmente por el afán de lucro. De hecho, deben tener en cuenta que, si no ven ballenas, o la aurora boreal, nadie les devolverá su dinero.



Justo en las afueras de la ciudad hacia el este, me encontré con Tromsø Arctic Reindeer (www.tromsoarcticreindeer.com), un centro dirigido por personas de origen Sami, inmerso en un entorno de postal, que organiza paseos en trineo de renos, narración de leyendas Sami alrededor del fuego, la posibilidad de alimentar a los renos y finalmente cenas a base de renos. Si, entendieron bien. Van por la tarde, le dan de comer a los renos, los acarician bien, hacen fotos de recuerdo, luego dejan que estos hermosos animales los lleven en un trineo y se los comen por la noche. Aunque esto me deja un poco perplejo, y en parte probablemente me molesta también considerando el hecho de que soy vegetariano, si lo piensan bien, sin embargo, el concepto básico no está tan lejos de nuestros agroturismos a los que estamos acostumbrados.


Las cosas más hermosas para ver en realidad no son ni el centro de Tromsø ni los suburbios, sino las rutas escénicas que recorren los diversos fiordos conectados entre sí por puentes o túneles subterráneos a través de extensiones desoladas hasta donde alcanza la vista, pequeños pueblos de pescadores y paisajes impresionantes.
Hay dos carreteras costeras que no deben perderse. La primera es la que conecta Tromsø con Sommarøy a través de un tramo muy sencillo y sugerente que se puede realizar en aproximadamente 1 hora en coche.



La otra en cambio atraviesa toda la costa norte de la isla de Senja a lo largo de una ruta inolvidable apta tanto para coches como para bicicletas. Se puede llegar a la isla a través de un ferry para vehículos que sale de Brensholmen (cerca de Sommarøy), pero que lamentablemente no funciona durante el invierno. Alternativamente, también se puede llegar por tierra, pero las distancias se amplían tanto que será difícil prever una simple excursión en el día.



CONSEJOS Y CURIOSIDADES

Alcohol
A menos que no sean venecianos entrenados, les costará mucho seguir el ritmo alcohólico de los habitantes de Tromsø. Quizás, sea porque es una ciudad universitaria donde la fiesta es casi imprescindible, quizás porque hace frío y hay que calentarse, quizás porque no hay mucho más que hacer. El resultado es que sobre todo los viernes por la noche, los jóvenes empiezan a beber relativamente temprano y continúan durante toda la noche, siguiendo etapas rituales que van desde la casa de un amigo hasta el club de turno. La mañana siguiente todo el mundo está tan borracho que la competición es ver quién puede mantenerse en sus pies para ir a desayunar.
Más allá del aspecto goliardo, les aconsejo a cualquiera que desee lanzarse en las locas noches de Tromsø que no conduzca por ningún motivo. Fui detenido el domingo por la mañana a las 11.00 horas en medio de un camino desolado donde no había un alma viviente en el horizonte, por una patrulla policial que obviamente me hizo una prueba de alcohol. Afortunadamente, estaba totalmente sobrio, y la experiencia fue surrealista y divertida, sin mencionar a la mujer policía alta, rubia y de ojos azules de 20 años que salió del auto.
Las leyes son muy estrictas en términos de prevención vial, por lo que es importante prestar la máxima atención. Hay que decir, sin embargo, que será la amabilidad de este pueblo, o el hecho de que el reducido número de habitantes los haga unidos y amistosos como una gran familia, pero la forma de comportarse de las fuerzas policiales con los ciudadanos es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Para que entiendan, después de la prueba de alcohol, mientras me iba, los policías me saludaron con la mano como lo hace mi abuela y mi madre desde la ventana cuando llego a casa.


Seguridad y cortesía
Le sorprenderá la bienvenida y disponibilidad de la población local. Todos hablan inglés a la perfección, desde los más pequeños hasta los mayores y, si se encontraran en problemas, no pasará mucho tiempo antes de que alguien se acerque ofreciendo su ayuda.
La delincuencia es prácticamente desconocida aquí, así que no tengan miedo de vagar por las calles desoladas fuera del centro en el medio de la noche.


Iluminación de la ciudad
Tanto en el centro de la ciudad como en los pequeños suburbios y pueblos es costumbre dejar el exterior y en algunos casos incluso el interior de las casas iluminado durante toda la noche. Los motivos son varios, aunque debo admitir que, conociendo el compromiso de los países nórdicos por salvaguardar el medio ambiente, me quedé un poco perplejo. En primer lugar, nos han dicho que el precio de la electricidad es tan bajo que, si se acuerdan de apagar las luces antes de acostarse está bien, de lo contrario no hay ningún problema. Luego hay que considerar que mientras durante la temporada de verano el sol prácticamente nunca se pone, y en consecuencia nunca se usa la luz eléctrica, en invierno por el contrario si no mantuvieran siempre las luces externas encendidas casi siempre estarían envueltos en la oscuridad.


Vuelos
Por lo general, los aeropuertos de los países nórdicos no están realmente bien conectados con nuestras ciudades italianas. Obviamente la cuestión varía según el lugar donde viven, pero la mayoría de ustedes tendrán que hacer 1 o incluso 2 escalos para llegar a la Laponia noruega, lo que lamentablemente aumentará drásticamente las horas de viaje. A menudo, las empresas garantizan el transporte hasta Oslo y luego lo confían a SAS (Scandinavian Airlines) que se encarga de la conexión entre la capital noruega y Tromsø. Hagan mucha atención a una cosa, aunque compren un billete único y las empresas estén asociadas de alguna manera a lazos de colaboración, en algunos casos tendrán que recoger su equipaje en Oslo y luego rehacer el check-in y los controles aduaneros. Por lo tanto, pregunten siempre si su equipaje llegará a su destino final o no.


Alojamiento
Durante mi estadía elegí una casa ubicada lejos del centro, hacia el oeste, más allá del gran puente que une la ciudad, con la esperanza de encontrarme en medio de la oscuridad de las montañas. Aunque no hay la misma contaminación lumínica presente en el centro de Tromsø, el área está lejos de la idea de un pueblo desierto que tenía en mente. Así que en caso de que decidan seguir mi consejo alquilando un vehículo, atrévanse a ir aún más lejos. Encontrarán hermosas cabañas o casas históricas a orillas de los lagos, en áreas remotas con un encanto irresistible y, a menudo, a precios muy asequibles.




Enchufes eléctricos
No se requieren adaptadores de ningún tipo. Los enchufes son los mismos que tenemos en Italia.


Linterna
Si realmente quieres estar perfectamente equipado como verdaderos profesionales, sería necesario llevar una linterna con luz roja, ya que la luz que emiten las clásicas linternas puede perturbar de alguna manera los ojos comprometiendo la correcta visión de la aurora boreal.


El sol de medianoche
Una razón válida para regresar es poder disfrutar plenamente de estas tierras las 24 horas del día durante el verano, cuando el sol nunca se pone y sus excursiones pueden no tener límite de tiempo. Lo más fascinante es que durante la noche el sol siempre es visible, pero bajo en el horizonte, dando lugar así a una especie de puesta de sol que se prolonga durante horas.


Oficina de turismo
Situada en el centro de Tromsø en la calle Kirkegata no. 2 (www.visittromso.no), es una excelente y confiable fuente de información útil para sus excursiones. También ofrece mapas gratuitos de la ciudad y de la región con indicaciones precisas sobre rutas costeras escénicas, lugares de interés cultural y naturalista, y puntos de observación de la aurora boreal.



CONCLUSIÓN



He tenido la suerte de viajar mucho a lo largo de mi vida y, lamentablemente, a menudo con el paso de los años algunos recuerdos pierden sustancia, se mezclan, se confunden. Estás en el trabajo, en la calle o en el supermercado y de repente un pequeño detalle o sentimiento te hace recordar algo, un evento específico que recuerdas bien, pero que quizás te cuesta ubicar en la línea espacio-temporal de tus recuerdos. En cambio, hay otras imágenes que quedan profundamente grabadas en la memoria, imágenes que nunca se pueden olvidar, tanta fue la emoción que te invadió, tanta fue la alegría que sentiste. La aurora boreal es parte de estas experiencias que vale la pena vivir.

 

 

Si esta guía te gustó o fue útil para ti, házmelo saber con un «me gusta» en la página Facebook de Va’ dove ti porta il blog o sígueme en Instagram a través del perfil va_dove_ti_porta_il_blog.

 

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2021 Maurizio Daniele

Deja un comentario