Lucia

Durante los 6 meses que pasamos vagabundeando por el continente latinoamericano (América Latina 2014 junto con Myriam y Christian) decidimos dedicar unos días a ayudar a los demás conociendo más de cerca una de las zonas más pobres y necesitadas de Argentina. Así, fuimos recibidos como voluntarios en Posadas, en el norte del país, en Jardín de los Niños, una ONG italiana que lleva años ocupándose de estos territorios. Gracias al arduo trabajo ha logrado obtener excelentes resultados en situaciones extremas, concentrando su trabajo en la construcción de viviendas, en la enseñanza enfocada en la creación de nuevos puestos de trabajo, en la distribución gratuita de alimentos, y en la hospitalidad hacia madres, niños de la calle y ancianos.

Fue en este contexto que conocí a Lucía, la gerente del centro de mayores, ubicado en el barrio San Jorge. Tengo una profunda admiración por esta mujer, por lo que hace y por lo que representa para todos los ancianos necesitados del centro. Desafortunadamente, el pasado de Lucía es un conjunto de eventos terribles que habrían puesto de rodillas a cualquiera, cualquiera, pero no a ella, que ahora se ha convertido en una persona extremadamente soleada y positiva. No creo que sea apropiado entrar en los detalles de su historia, sólo hay que saber que se sacrificó por su familia, y luego, en el momento más oscuro de su vida, encontró un salvavidas en el centro. Hoy en día se ve obligada a hacer dos trabajos para poder mantenerse, pero ni siquiera piensa en dejar su actividad de apoyo a los ancianos que se han convertido en una parte integral de su familia.

Muchas otras son las personas extraordinarias que dedican su vida a ayudar a los demás dentro de Jardín de los Niños. Ilaria, Emilio, Enrico, Mabel, Andrea, a todos ellos va mi cariño y mi más sincero agradecimiento por lo que hacen y por lo que son.

La historia de Lucía, en mi opinión, muestra que no importa cuán duro pueda ser el destino contra nosotros, no importa cuánto sufrimiento y obstáculos enfrentemos. La certeza es que dedicándote a los demás, haciendo el bien de los demás, puedes seguir a flote dando sentido a esta vida, y también muestra cómo las personas buenas, con inmensos corazones, permanecen así independientemente de todo

 

Deja un comentario