Volontari ONLUS Jardìn de los Niños

Durante los 6 meses que pasamos vagabundeando por el continente latinoamericano (América Latina 2014 junto con Myriam y Christian) decidimos dedicar unos días a ayudar a los demás conociendo más de cerca una de las zonas más pobres y necesitadas de Argentina. Así, fuimos recibidos como voluntarios en Posadas, en el norte del país, en Jardín de los Niños, una ONG italiana que lleva años ocupándose de estos territorios. Gracias al arduo trabajo ha logrado obtener excelentes resultados en situaciones extremas, concentrando su trabajo en la construcción de viviendas, en la enseñanza enfocada en la creación de nuevos puestos de trabajo, en la distribución gratuita de alimentos, y en la hospitalidad hacia madres, niños de la calle y ancianos.

Por supuesto que no éramos los únicos voluntarios del centro, así que compartimos esta experiencia con aquellos que ya estaban presentes dentro de la estructura y que gracias a sus cursos universitarios estaban realizando una pasantía de 6 meses en el extranjero.  Desde el primer momento fue como si nos hubiéramos conocido desde siempre. No hubo vergüenza, no hubo ningún tipo de reticencia, inmediatamente entramos en sintonía y para todos fue un factor sorprendente por decir lo menos. Nunca habría podido desear compañeros mejores que Martina, Angela, Ilena y Matteo.

Creo que el punto fundamental fue que, a pesar de las evidentes diferencias entre todos nosotros, fue una identidad común de aspiraciones y sueños lo que nos permitió compartir momentos de alegría y tristeza, aunque en un período tan corto de tiempo. Además, aunque pueda parecer contradictorio o extraño, el sufrimiento de todas esas personas en dificultad, sus problemas tan devastadores, que en comparación con los nuestros, de repente, parecían todos sinsentido, no estimularon en nosotros un sentimiento de tristeza y depresión, como se podría pensar, sino todo lo contrario. Probablemente estar en estrecho contacto con el dolor nos hizo entender el valor de cada momento, gratitud por lo afortunados que éramos y, en consecuencia, al atardecer cuando las puertas de nuestra casa se cerraban, el sentimiento común era querer pasar el mayor tiempo posible juntos, rindiendo homenaje a la vida, sonriendo, conscientes de lo especiales que eran esos momentos de armonía y compartición, en un clima alegre y envolvente. Varias veces nos preguntamos si fuera correcto pasar esas buenas noches bromeando entre nosotros, dada la situación, y probablemente lo era. Necesitábamos deshacernos de ese peso acumulado durante el día, que a la mañana siguiente absolutamente tenía que desaparecer para poder volver a regalar sonrisas.

El vínculo que se creó entre nosotros en aquellos días fue tan fuerte que un par de meses después de nuestra partida, Matteo, Angela e Ilena, aprovechando una semana de vacaciones que se les concedió, decidiendo unirse a nosotros en Uruguay compartiendo así una pequeña parte de nuestro viaje. Fueron días muy divertidos y despreocupados. Martina, desafortunadamente, no pudo unirse a nosotros, ya que ya había regresado a Italia, algo que al día de hoy todavía me pesa.


Matteo es originario de Verona, donde ahora vive y trabaja después de completar sus estudios de psicología. Es un tipo muy bueno, de mente abierta y sin prejuicios.
Recientemente por fin ha encontrado el amor y está a punto de dar el gran paso de ir a vivir juntos, por lo que obviamente todos estamos contentos, aunque tememos el momento en que su pareja se dará cuenta de que usa sandalias con calcetines. 😉


Angela “pugliese” doc, dejó su tierra natal para estudiar Psicología en Padua, donde hoy vive y trabaja como educadora en una comunidad. El primer impacto es el de tener frente a ti a una persona seria y responsable, pero es sólo apariencia, en realidad ella también está loca como todos los demás. Fotógrafa talentosa, añadió a esta pasión la de los viajas, que le deseo que cultive tanto como sea posible.



Ilena nació y creció en Pescara, también se graduó en Psicología en Padua y luego decidió no regresar a casa mudándose a Trento, donde hoy abrió su estudio y donde vive con un hombre santo que increíblemente la soporta. Una auténtica loca que sin duda nos hace reflexionar sobre la cordura de aquellos que se embarcan en la carrera de psicólogo. 😉 Además de esto, sin embargo, una chica divertida, honesta y sin pelos en la lengua. Ex jugadora de voleibol y bailarina incansable.



Y finalmente Martina, una persona genuina y auténtica con la que es imposible no llevarse bien. Nacida en Montegrotto Terme, donde aún vive hoy, a diferencia de los demás, no estaba en Jardín de los Niños para una pasantía universitaria, sino como una simple voluntaria. Es esteticista y masajista en uno de los muchos centros termales de Abano y, después de su experiencia en Argentina, también se enfermó con esa patología definida por el término «wanderlust», por lo que tan pronto como tiene la oportunidad se marcha a descubrir el mundo.




Nuestros cuatro héroes tienen una forma completamente espontánea de estar con los demás, además de la capacidad de nunca tomarse demasiado en serio. Dos características que amo profundamente y que considero fundamentales.

Aunque todos vivimos bastante lejos tratamos de reunirnos al menos un par de veces al año, y el usual grupo en WhatsApp nos permite mantenernos en contacto en todo momento.


Por lo general, aquellos que se embarcan en experiencias voluntarias como la que hemos experimentado, tienen un gran deseo de ensuciarse las manos, de trabajar tanto como sea posible para ayudar a los demás y tratar de ser útiles dejando un signo de su paso. Lo que no se espera, sin embargo, es que lo que realmente pasa es exactamente lo contrario. Más que dar, se recibe mucho en todos los aspectos. Siempre llevaré dentro de mí los días pasados en Posadas, junto a estos fantásticos voluntarios con los cuales compartí momentos inolvidables.

Muchas otras son las personas extraordinarias que dedican su vida a ayudar a los demás dentro de Jardín de los Niños. Ilaria, Emilio, Enrico, Mabel, Andrea, a todos ellos va mi cariño y mi más sincero agradecimiento por lo que hacen y por lo que son.



Deja un comentario